Eruviel Ávila se despide aumentando tarifas del transporte público en Edomex

A cinco días de dejar el cargo, el gobernador Eruviel Ávila formalizó el incremento de la tarifa en el transporte público de 8 a 10 pesos, y autorizó aumentar en un peso los pasajes en Mexibús y Mexicable.

El ajuste en el transporte público aplicaba ya en los hechos desde febrero pasado, amparado en el “gasolinazo” y en una autoridad complaciente que jamás contuvo ni sancionó el abuso.

En la primera etapa de la campaña por la gubernatura, los transportistas se sumaron al priista Alfredo del Mazo con diversas leyendas de apoyo en sus unidades.

Algunos denunciaron que fueron obligados bajo la amenaza de retirar sus concesiones, y en contraparte admitieron que la oferta radicó en oficializar el aumento.

El Instituto Estatal del Transporte anunció este sábado su determinación de autorizar el incremento en el costo del servicio de 8 pesos a 10 pesos, arguyendo que las tarifas no aumentaban desde el 16 de mayo de 2013.

La decisión se fundó en presuntos estudios técnicos realizados conforme a la normatividad, que comprendieron revisiones de campo en todos los derroteros del Estado de México.

Para el aval, indicó el Instituto, se tomaron en cuenta el Índice Nacional de Precios al Consumidor y el tipo de cambio FIX publicado por el Banco de México que permite cumplir con obligaciones contraídas en moneda extranjera (dólares) y que se estima en 17. 8733 pesos, “generando un incremento de 68.46 por ciento en el periodo”.

Otra variable económica considerada, aseguraron las autoridades, fue la tasa de interés interbancaria y de equilibrio que se ubicó en 7.371500, “generando un incremento de 58.49”.

“También el salario mínimo obtiene un aumento. El costo de la gasolina Magna en la Zona de distribución Bajío se ubica en 15.86 pesos por litro, con un aumento de 70 por ciento; el diésel se ubica en 16.42 pesos por litro con un incremento de 71.51 por ciento, considerando los costos del combustible más alto por región en el Estado de México”, plantea el estudio.

Como cada ocasión en que el incremento se avala, el gremio transportista se comprometió a renovar unidades, capacitar operadores, instalar medidas de seguridad como botones de pánico y otorgar beneficios a grupos vulnerables.

El ajuste compromete a los transportistas a cumplir una serie de acciones como las mencionadas, con lo que se busca beneficiar a los usuarios del transporte público, por lo que también deberán destinar los recursos a la renovación del parque vehicular e instalar sistemas de geolocalización”, asegura la administración estatal.

La oferta, sin embargo, es la misma desde décadas atrás, sin que a la fecha exista un reordenamiento del transporte (se estima que al menos 50 mil unidades operan de forma irregular) ni apliquen los descuentos para sectores vulnerables ni estudiantes.

El transporte público en el Estado de México tampoco es seguro. La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2016 señala el robo en transporte público como uno de los delitos de mayor incidencia.

Las cámaras de videovigilancia, los GP´s y los botones de pánico en las unidades fueron comprometidos al menos desde 2013, sin que a la fecha se hayan instalado.

El gobierno estatal también avaló este sábado el incremento en un peso a las tarifas del Mexicable y las tres líneas del Mexibús a partir de este domingo 10 de septiembre, “con el propósito de mantener la calidad y eficiencia en el servicio”.

Con información de Proceso

Facebook Comments

Post a comment