Carmen Aristegui “excedió su libertad de expresión”, dice Joaquín Vargas

La periodista Carmen Aristegui fue condenada por un juez del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México por causar daño moral a Joaquín Vargas Guajardo, presidente del grupo de comunicación MVS, en el prólogo del libro La Casa Blanca de Enrique Peña Nieto. En la demanda, Joaquín Vargas pide a la editorial Penguin Random Honse Mondadori, que se retire del libro de la periodista el prólogo de 43 páginas de extensión.

La periodista Carmen Aristegui “excedió su libertad de expresión y de información” causando daño a los “derechos de personalidad, honor y prestigio” a Joaquín Vargas, presidente de MVS Comunicaciones, en el prólogo del libro La Casa Blanca de Peña Nieto, destacó el propio empresario en un desplegado publicado este lunes en varios medios impresos.

El desplegado de Vargas, titulado “Aristegui Mintió”, se basa en las “partes esenciales” de la sentencia dictada por el Juez de Primera Instancia del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México que puede ser apelable y sujeta al juicio de amparo ante la Suprema Corte de Justicia.

Según Vargas, la sentencia determina “en su parte esencial” lo siguiente:

“1.-Que los términos utilizados por Carmen Aristegui en su prólogo del libro para referirse a mi, no tienen el propósito de informar, sino el claro afán de desprestigiarme, produciendo con ello un agravio a mi honor, al atribuirme falsas conductas que por supuesto nunca fueron probadas, configurándose así un hecho ilícito.

“2.-Que los argumentos utilizados por Carmen Aristegui en el prólogo no se ajustan a la realidad, además de que no tienen referencia con el contenido del libro o de la información periodística, ya que su fin fue exhibir o dirimir los conflictos personales que la periodista tiene en mi contra.

“3.-Que Carmen Aristegui excedió su libertad de expresión y de información causando un daño a los derechos de personalidad, honor y prestigio a mi persona, en sus apreciaciones contenidas en el prólogo del libro La Casa Blanca de Peña Nieto.

“4.-Que lo expresado por Carmen Aristegui en mi contra es una mentira, pues en ningún momento ofreció pruebas para acreditar lo dicho en el prólogo de este libro”.

desplegadovargas

El presidente de MVS Comunicaciones justificó la publicación de este desplegado señalando que “las credenciales y el amplio reconocimiento público de Carmen Aristegui, no le dan derecho a mentir y difamar sin consecuencias”.

Joaquín Vargas escaló desde junio de este año su conflicto con Carmen Aristegui y con la editorial Penguin Random House Mondadori al demandar a la periodista por presunto daño moral y le reclamó a la editorial la desaparición del prólogo de 43 páginas del libro La Casa Blanca de Peña Nieto, la Historia que Cimbró un Gobierno, escrito por la propia periodista.

Aristegui y la editorial fueron notificados de la demanda por daño moral el pasado 29 de mayo, pero se conoció públicamente el 21 de julio, cuatro días después que el primer mandatario Enrique Peña Nieto pidiera “perdón, con toda humildad”, admitiendo que “en noviembre de 2014, la información difundida sobre la llamada Casa Blanca causó gran indignación”.

La demanda por presunto daño moral se sumó a los litigios que MVS emprendió en contra de Aristegui después de haber roto el contrato que tenían ambas partes, en marzo de 2015, bajo la justificación de que la directora de la Primera Emisión de MVS Noticias violó un supuesto código de ética al utilizar el nombre de la empresa en la iniciativa Mexicoleaks.

Aristegui y su equipo destacaron que el verdadero motivo del conflicto se debió a la difusión del reportaje La Casa Blanca de Peña Nieto, en noviembre de 2014, trabajo que ha sido ampliamente reconocido con premios nacionales e internacionales.

Los “párrafos malditos” de La Casa Blanca

De acuerdo con la demanda por daño moral interpuesta por Joaquín Vargas, los párrafos del prólogo escrito por Carmen Aristegui y que afectan la reputación del presidente de Grupo MVS son, entre otros, los siguientes:

“Personalmente lamento el derrumbe moral de Joaquín Vargas y el de sus hermanos, a quienes estimé mucho y sinceramente. Lamento también la carga moral que han transferido al resto de la familia Vargas. Son personas a las que conozco y aprecio desde hace muchos años. Por su perfil e historias propias, pienso que quienes no participaron en las acciones de censura y aniquilamiento no pudieron haber visto con buenos ojos lo que de tan mala manera hicieron a nombre de sus empresas contra los periodistas.

“Con Joaquín y Alejandro Vargas construimos el mejor y más independiente de los espacios de la radio en México. Forjamos juntos un modelo de referencia para ejercer con profesionalismo nuestra tarea. Un buen negocio, también, con los mejores niveles de audiencia. Siempre di por verdadero su compromiso y responsabilidad con los radioescuchas y los creí convencidos de que lo que hacíamos juntos, tanto la empresa como los comunicadores, era en beneficio de México.

“Fue una tragedia ver cómo aquellos que habían apostado por la libertad de expresión y la investigación periodística, como proyecto compartido con los periodistas de esa primera emisión, finalmente sucumbieron a presiones y componendas de un poder al que ya antes se habían enfrentado con dignidad y valentía”.

Líneas abajo, Aristegui preguntó: “¿Dónde quedaron aquellos Joaquín y Ernesto Vargas de 2012 que enfrentaron a la presidencia, denunciando presiones que confundían berrinches presidenciales con políticas en telecomunicaciones? ¿Qué fue de Joaquín, Ernesto y Alejandro Vargas en 2015, ahora con un gobierno del PRI? Haciendo a un lado biografía, prestigio y compromisos, aceptaron el papel de instrumento para asestar la puñalada con cobardía”.

“Es insoslayable el hecho de que el 17 y 18 de septiembre de 2015 MVS obtuvo de forma expedita, por parte de un tribunal federal, dos fallos favorables en asuntos que estuvieron largamente en litigio: el must carrymust offer (que obliga a Televisa a permitir la retransmisión gratuita de su señal por parte de otras empresas, entre ellas Dish, filial de MVS), así como la concesión de una prórroga al uso de la banda de 2.5 Ghz”.

En estos párrafos, Aristegui recordó el episodio de la histórica conferencia de prensa de Joaquín Vargas, el 15 de agosto de 2012, cuando denunció y documentó las presiones que recibió en febrero de 2011 del presidente Felipe Calderón, del secretario del Trabajo, Javier Lozano, y de la entonces vocera de Los Pinos, Alejandra Sota, para que no recontratara a Carmen Aristegui, a cambio de que le refrendaran las concesiones de la banda 2.5 Ghz.

En aquella ocasión, Joaquín Vargas mostró mensajes que recibió de Javier Lozano, el 13 de febrero de 2011, con las siguientes advertencias: “hemos encontrado que tu proyecto de la 2.5 Ghz tiene méritos propios, pero si recontratas a la periodista (Carmen Aristegui) a tu proyecto se lo llevó la chingada y te olvidas de este gobierno, hasta su último día”.

Con información de Proceso y Aristegui Noticias

Facebook Comments

Post a comment