Perros también pueden caer en depresión

Por Laura Evelyn Zarza Corona 

La depresión también puede afectar a nuestros peludos. En general, este trastorno se origina en ciertas conductas de su compañero humano, como el rechazo, la falta de afecto, el descuido que puede generar largas estancias en soledad o encierro.

De la misma manera en que un niño demuestra la falta de atención con mal comportamiento, los peludos pueden manifestarlo también con desinterés, falta de apetito o somnolencia. Es importante no confundir estas conductas con algunas condiciones fisiológicas como la deshidratación, deficiencias vitamínicas o nutrimentales.

Si crees que tu perro podría estar sufriendo de depresión, lo más seguro es que se deba a algunos de tus hábitos o tu falta de interés hacia él. Recuerda que una mascota necesita mucha atención, afecto, ejercicio, buena alimentación, higiene y cuidados veterinarios.

Cabe destacar que los adultos mayores que suelen sufrir de depresión pueden ser una buena compañía para un perro con el mismo problema, pues la convivencia crea lazos que pueden ayudarlos a estimular su ánimo.

Facebook Comments

Post a comment