Pese a las acusaciones de fraude, el presidente de Honduras se reelige

Luego de tres semanas de incertidumbre y protestas de la oposición que han dejado al menos 17 muertos, el Tribunal Supremo Electoral de Honduras declaró hoy ganador de los comicios presidenciales al actual mandatario Juan Orlando Hernández.

El candidato de la Alianza Opositora contra la Dictadura, Salvador Nasralla, dijo que fue víctima de fraude y anunció que no reconocerá ningún resultado del tribunal, además de que llamó a realizar más protestas el lunes.

El anuncio del triunfo de Hernández –con 42.95% de los votos– fue hecho en cadena nacional por el presidente del Tribunal Supremo, David Matamoros.

Matamoros dijo que fueron unas elecciones “con una transparencia nunca vista en Honduras. Deseamos que haya paz, que volvamos a abrazarnos como hermanos”, expresó.

En los primeros escrutinios –que comenzaron a fluir el domingo 26 de noviembre– Nasralla tenía una ventaja de cinco puntos sobre Hernández. Sin embargo, una vez reanudado un apagón informático el miércoles 29, según dio cuenta el TSE, los resultados comenzaron a favorecer al actual presidente.

El anuncio del triunfo de Hernández se produjo después de que el candidato Nasralla viajara a Washington para denunciar el presunto fraude electoral ante la OEA y en el Departamento de Estado estadunidense.

Un día antes del anuncio del triunfo de Hernández, su hermana, Hilda Hernández, murió en un accidente al estrellarse un helicóptero militar en el que viajaba cerca de Tegucigalpa.

Juan Orlando Hernández, de 49 años, postulado por el derechista Partido Nacional, obtuvo 42.95% de los votos frente al 41.24% de Nasralla, un popular presentador de televisión de 64 años, según los datos presentados este domingo por el Tribunal Supremo.

La espera de los resultados finales derivó en fuertes disturbios  y enfrentamientos con fuerzas del orden público por el presunto fraude y manipulación de los datos para favorecer al actual presidente hondureño frente al candidato de la Alianza Opositora contra la Dictadura. Como respuesta, el gobierno decretó  el estado de excepción y el toque de queda por diez días.

En el contexto de las protestas, los manifestantes fueron reprimidos por las fuerzas de seguridad y unas 17 personas perdieron la vida.

Juan Orlando Hernández se postuló en las elecciones presidenciales, pese a que la Constitución del país prohíbe la reelección. Sin embargo, en mayo de 2015, la Sala Constitucional aceptó un recurso de un grupo de diputados oficialistas para declarar improcedente la prohibición.

Durante su mandato, Hernández fue acusado de utilizar fondos provenientes del desfalco del Instituto Hondureño de Seguridad Social por 350 millones de dólares.

 

Facebook Comments

Post a comment